Historia del anime (II). Los primeros maestros

Seitaro Kitayama fue el primer dibujante en la historia del anime que creó un estudio de animación y formó a un grupo de jóvenes estudiantes para crear cortometrajes. El terremoto de Kanto en 1923 terminó con sus ambiciones fílmicas, pero sus discípulos continuaron el trabajo hasta convertirse en verdaderos maestros del anime.

Aprendices como Sanae Yamamoto o Hakuzan Zimura incorporaron grandes novedades a la producción de sus obras, como son los letreros entre escenas (un recurso habitual en el cine mudo). Además, inventaron métodos para sugerir un acompañamiento musical en la proyección de sus películas.

MAESTROS DEL ANIME: SANAE YAMAMOTO

Sanae Yamamoto era uno de los alumnos predilectos de Kitayama. El joven dibujante estudió en la Escuela de Arte de Kawabata, y peleó contra la voluntad de sus padres para terminar siendo uno de los primeros maestros del género.

Su primera obra, de nombre La liebre y la tortuga (1924), narra la conocida fábula con una pequeña innovación formal. La novedad está en que las voces de los dos animales sugieren notas musicales que pueden interpretarse mientras vemos las escenas.

Corto de La liebre y la tortuga (1924), de Sanae Yamamoto. Fuente: youtube

El siguiente cortometraje de Sanae Yamamoto, Ubasuteyama (1925), está basado en una leyenda japonesa por la que los hijos debían abandonar a sus ancianas madres a su suerte en lo alto de una montaña. Pero un joven granjero decide esconder a su madre en el suelo del granero, y su sabiduría resulta clave para que el señor feudal termine perdonándole la vida.

La película tuvo tanta repercusión que el Ministerio de Educación japonés decidió contratar a Yamamoto y comisionar sus próximas películas. De esta forma pudo completar otros animes basados en fábulas japonesas como Momotaro (1928), Old Man Goichi (1931) o El zorro perezoso (1941).

Ubasuteyama (1925), obra clave de Sanae Yamamoto. Fuente: youtube

El animador llegó a crear un estudio de animación con más de cien personas a su cargo, que terminó afiliándose a una de las compañías más importantes en la historia del anime: Toei Doga. A partir de entonces se dedicó a que la nueva hornada de artistas pudiera plasmar su arte en la gran pantalla.

MAESTROS DEL ANIME: HAKUZAN KIMURA

Fue precisamente otro discípulo de Seitaro Kitayama, Hazukan Kimura, quien dedicó las primeras fases de su carrera a continuar su legado. En un principio era decorador de murales, pero un compañero de Kitayama le animó a dibujar las historias que había leído de pequeño.

Fue así como creó El cuento del templo cangrejo (1925), un relato budista en el que un cangrejo -una entidad espiritual en la mitología japonesa- salva a una joven muchacha de caer víctima de las fauces de una serpiente en dos ocasiones.

Pero si por algo es conocido Kimura es por haber creado el primer cortometraje pornográfico del anime. Se trata de Suzumibune (1932), un proyecto que tardó tres años en terminarse y que fue requisado por la policía antes incluso de llegar a los cines.

Suzumi-bone-historia-del-anime-maestros
Suzumi bune (barco de verano). Pintura Edo que inspiró a Kimura. Fuente: Pinterest

MAESTROS DEL ANIME: NOBURO OFUJI

Noburo Ofuji fue aprendiz de otro gran fundador del anime, Junichi Kouchi, y desarrolló un estilo único que influyó en la forma de hacer animación en todo el país. Utilizando figuras de papel milenario (chiyogami), contaba las historias de reyes y dioses que se enfrentaban entre sí por el honor de una princesa.

Fue así como ideó su primer cortometraje, Los ladrones del castillo de Baghdad (1926), en la que un pequeño ladronzuelo se embarca en una odisea por salvar a una mujer de un temible dragón.

Al año siguiente fundó su propio estudio de animación en casa. Su hermana y él se ocuparon de crear obras cada vez más ambiciosas, empleando técnicas nuevas como el cinecolor y las siluetas. Durante esta época vieron la luz películas como La flor dorada (1929) o El himno nacional, Kimigayo (1932)

Ofuji incorporó el celuloide a color en sus dibujos después de que terminara la Segunda Guerra Mundial. Dos de sus películas, Ballenas (1952) y El barco fantasma (1956), llegaron hasta Cannes y Venecia, demostrando que el anime también podía competir en festivales internacionales.

Tras su muerte en 1961 se creó el primer premio en la historia del anime japonés, el Noburu Ofuji award. Con él se ha podido galardonar la innovación y la calidad en las películas de, entre otros, el Studio Ghibli.

MAESTROS DEL ANIME: YASUJI MURATA

Yasuji Murata, al igual que Hakuzan Kimura, comenzó su carrera pintando murales de películas extranjeras en los cines de Kioto. Pero el gran terremoto de Kanto le llevó a conocer a Sanae Yamamoto y a convertirse en aprendiz del veterano animador.

Debutó con El mono y el cangrejo (1927), imitando el estilo de papel recortado de su gran ídolo, el americano John Randolph Bray. A lo largo de sus veinte años de carrera dirigió más de cincuenta películas, muchas de ellas dedicadas a cuentos infantiles con animales como protagonistas.

Cortometraje El mono y el cangrejo (1927), de Yasuji Murata

Apoyado por Yamamoto, Murata creó su propia empresa para producir películas de nuevos artistas. Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos maestros como él tomaron este camino para abrir el campo a las nuevas generaciones.

LA LLEGADA DEL CELULOIDE

La llegada a Japón del celuloide en 1929 revolucionó la forma de hacer animación. Sin embargo, al tratarse de un material caro e importado, solo entre las clases altas había dibujantes que se lo podían permitir.

El primero de ellos fue Kenzo Masaoka, un joven adinerado que compró celuloide para crear su primera película: La absurda historia de la isla de los monos (1930). La historia del anime cambiaría por completo gracias a este joven actor y director, que se basaría en los trabajos de los maestros para incluir técnicas revolucionarias como el color o el sonido.

Había comenzado la era moderna de la animación japonesa.


Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Juan Pérez Ruescas.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  IONOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.