Violet Evergarden Gaiden: Entre la nostalgia y la esperanza

Violet Evergarden Gaiden: Entre la nostalgia y la esperanza

Texto e imágenes de Ninguna Parte:

A lo largo de nuestra vida experimentamos todo tipo de sentimientos que tienden a manifestarse de forma positiva o negativa. Estos nos hacen humanos, nos hacen personas y es por ello que comprender su significado nos ayuda a entendernos entre nosotros. Por desgracia, muchas personas son incapaces de expresar sentimientos, de modo que la frustración y la insatisfacción aparecen en el horizonte.

Nacida en el mismo seno de la Guerra, Violet Evergarden, parte protagónica de una historia que vio la luz allá por el año 2018, no entiende lo que son los sentimientos humanos. Es como un hoja en blanco, una tablilla de cera en la que no hay nada escrito. Nosotros, cuando nacemos, también nos amparamos en esta máxima, pero gracias a las personas y la propia sociedad, que hacen las veces de escritores, rellenamos ese folio en blanco, le ofrecemos un prólogo, confeccionamos nuestra propia historia y le damos un desenlace.

Un viaje por las emociones y su poder para transformar a las personas

Pero Violet ha crecido en un entorno exento de emociones en tiempos de guerra. Es una marioneta que no hace nada a no ser que le ordenen. Es una máquina de matar a la que nadie puede parar, de modo que los primeros compases de la serie original nos muestran a un lienzo en blanco cuyo único objetivo es conocer el significado de la palabra amar. Su historia, la historia de Violet Evergarden, tiene que ver con las vivencias de terceras personas y no en ofrecernos un hilo conductor que sí acapara todo el protagonismo durante los últimos episodios de la obra original. Solo a través de dichas vivencias, aceptando los errores, es como nuestra protagonista consigue sacar sus propias conclusiones para seguir hacia delante.

Aprende a avanzar y crecer, sin que nada ni nadie la pare, sorteando todas las dificultades habidas y por haber, reflexionando acerca de sus acciones y experimentando sobre la marcha a lo largo de un viaje emocional en busca de respuestas.

Dos caras de la misma moneda

Violet Evergarden Gaiden
Fotograma de ‘Violet Evergarden Gaiden’. Fuente: película

En Violet Evergarden Gaiden, la joven que nos ocupa hace las veces de nexo y no tanto como una parte protagónica al uso. Como espectadores, somos testigos de cómo dos mitades, otrora indivisibles pese a vivir en condiciones adversas, son separadas por el bien común. Por otro lado, vemos como Violet da una razón por la que vivir a una de las partes. Su crecimiento tras los hechos acaecidos en la serie original se hace aquí todavía más manifiesto. De hecho, representa la madurez del estudio nipón a la hora de dar alas a Isabella, la heredera de una clase noble que a pesar de residir en una escuela que no está falta de lujos y dispendios, ha sido privada de toda libertad, de sus sueños y esperanzas. Así pues, Violet representa el resplandor de viva luz eterna, donde la esperanza es el catalizador para con la metamorfosis de Isabella.

La otra cara de la moneda, es una cargada de alegría y de sueños. Un rostro quizá más inocente que despierta la incredulidad ajena. Uno que manifiesta la persistencia como fortaleza de carácter presente y su afán por no perder la esperanza. Todos estos elementos conforman una ambientación más alegre y variada que la primera mitad de este largometraje, no tan amparada en el desasosiego, aunque los compases finales sí que abrazan la emoción del momento.

Un tránsito entre la nostalgia y la esperanza

Violet Evergarden Gaiden
Fotograma de ‘Violet Evergarden Gaiden’. Fuente: película

Constituyendo el hilo conductor de la historia y el nexo entre el resto de protagonistas, Violet Evergarden nos ofrece un relato muy humano y cargado de sentimientos en el que nos enseñan que, a pesar de los condicionantes, podemos escribir el futuro que queramos. Asimismo, que una distancia pueda separarnos no tiene por qué significar el final de una relación. Las personas a las que queremos siempre están en nuestra mente y nosotros en la suya. De hecho, en el momento más idóneo, un recuerdo es capaz de hacernos sonreír.

En pocas palabras, no toda distancia es olvido. El olvido es muerte y la vida está en todo aquello que hacemos. Violet Evergarden Gaiden representa esa vida, ese tránsito entre la nostalgia, los recuerdos y la esperanza, y como unas pocas palabras escritas pueden expresar aquello que sentimos y acercarnos en los momentos más dolorosos.

  • ¿No sabes por dónde empezar a ver anime? ¡Déjate llevar con nuestra guía de anime!

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Juan Pérez Ruescas .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios SiteGround.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.