En este momento estás viendo Death Note: jugando a ser Dios

Opening 1 de Death Note, con la canción The World, de la banda Nightmare. Fuente: Youtube

Death Note (2006) es una serie anime de 37 capítulos basada en el manga original de Tsugumi Oba, con ilustraciones de Tetsuro Araki. Desde que nació en 2003 hasta que comenzó a emitirse el anime tres años más tarde, se convirtió en un auténtico fenómeno de masas en Japón y en Occidente.

La historia trata sobre Light Yagami, el mejor estudiante del país nipón, que un día se encuentra un cuaderno de muerte en el que puede escribir el nombre de una persona para matarla. Comienza entonces un camino sin vuelta atrás para convertirse en el dios de un nuevo mundo libre de maldad.

Con esta serie nos introducimos al anime adulto después de ver Pokémon, Digimon y todas las que salían en la tele en la primera década del siglo XXI. Una obra con un fondo oscuro y un estilo cautivador que se graba en tu mente para siempre.

CRÍTICA DE DEATH NOTE

La historia: un juego mental

La trama de Death Note es, sin duda alguna, el punto fuerte de toda la serie. Tetsuro Araki dirige una historia que va introduciendo personajes poco a poco, dándoles un papel importante e intentando repartir el protagonismo entre ellos.

En cierto modo, nos recuerda a las películas de Satoshi Kon, un genio que, en Perfect Blue o Tokyo Godfathers, va desvelándonos poco a poco las vidas de cada persona para que enganchemos con ellos. Este es, podemos decir, el sello del estudio Madhouse.

Sin embargo, no toda la historia de Death Note es igual de emocionante. La segunda parte, que empieza con un suceso que cambia por completo el ritmo, no está al nivel de la primera. Esto provoca que los últimos doce capítulos se hagan más largos y menos disfrutables.

Lo notamos en ciertos detalles, como los encuentros entre Light Yagami y Naomi Misora, por ejemplo, que no tienen mucho interés. Pero también en la forma errática de actuar de dos protagonistas, Near y Mello, que no están a la altura de L y se fían más de su intuición que de sus propias deducciones.

La cinematografía: tensión y alivio

Misa Amane y Kanzo Mogi, figuras principales de Death Note. Fuente: Netflix

Toda buena trama tiene que venir acompañada de una cinematografía a la altura. En Death Note no hay grandes filigranas, ni colores brillantes. El mundo es oscuro y tenebroso, al igual que el interior de los personajes.

Las escenas más emblemáticas son aquellas en las que el director para la acción e introduce la música. La unión entre los diálogos, el tema que suena de fondo y los primeros planos de los personajes es realmente espectacular.

Eso sí, tal vez por el empeño del director en crear una obra homogénea no vemos escenas especialmente brillantes como en otros animes. Death Note es, más bien, una serie sobria y directa que busca golpearte en la cara con giros de guion cuando menos te lo esperas.

La banda sonora: un homenaje a Tubular Bells

El tema original, dentro de la playlist BSO de Death Note. Fuente: Youtube

La banda sonora original, The Death Note Original Soundtrack es, junto con la historia, el elemento más característico de Death Note. La BSO es obra de Hideki Tanuchi y Yoshihisa Hirano, y es heredera de la música rock y de la música clásica.

El tema de L o el de Near, por ejemplo, son un claro homenaje al disco Tubular Bells del compositor Mike Oldfield. Pero algunos temas como Kyrie o Light, Lights up light son herencia absoluta del canto gregoriano y del clasicismo.

El tercer estilo que aparece es el pop/rock. Melodías para guitarra, con baterías y arreglos de piano para provocarnos sensaciones distintas: suspense, ambición, triunfo, soledad… Y lo mejor es que consigue traspasar la piel para que sintamos los personajes más humanos todavía.

Al final tenemos una banda sonora memorable, que recoge influencias del pasado y nos sumerge de lleno en un Japón con una ambientación muy pesimista, en el que no sabes si apoyar o confrontar los juicios del propio Kira.

CONCLUSIÓN: LA NOTA DE DEATH NOTE

Light Yagami y Ryuk, el shinigami, de Death Note, frente a L
Light Yagami y Ryuk, protagonistas de Death Note. Fuente: Netflix

No es nada fácil poner una nota a Death Note. En muchas ocasiones es brillante y se aleja por astucia e ingenio de cualquier otro anime que hayamos conocido. Pero en otras ocasiones puede resultar incluso tedioso.

Si lo ponemos todo en una balanza, vemos una serie de anime única que resiste perfectamente el paso del tiempo, y que merece la pena ver una, dos o tres veces incluso con sus momentos menos buenos.

Para más información, recomendamos la lectura del tomo 13 del manga de Death Note, How to read, donde se puede encontrar un completo manual de sus autores con entrevistas e información extra sobre la serie.

Ahora presentamos una nueva sección en las críticas, donde incluimos el típico “lo mejor” y “lo peor”, para resumir lo que nos ha parecido la serie. ¿Estás de acuerdo? ¿Discrepas? ¡Escríbelo en los comentarios o déjanos un mensaje en redes sociales!

Lo mejor

  • La historia. Una trama que engancha y te presenta personajes humanos que sufren y padecen.
  • Un dilema moral. La lucha entre el bien y el mal en nuestro mundo, pero sin revelar cuál es el lado correcto.
  • La banda sonora. Una delicia, sobre todo por el carisma de las guitarras eléctricas y la profundidad de la música coral.

Lo peor

  • La monotonía de algunos momentos. La historia es una montaña rusa, pero hay momentos especialmente apagados que le quitan emoción…
  • La segunda parte de la obra. En una palabra y sin entrar en detalles: Near. La segunda parte no está al mismo nivel que la primera.


Deja una respuesta

Ver más

  • Responsable: Juan Pérez Ruescas.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a IONOS que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.